Tamaño letra:

Cristo Crucificado (Juan de Juni, 1572)

Este Cristo Crucificado del Convento de las RRMM Catalinas, obra de Juan de Juni, fue regalado por D. Cristóbal y Dña. Magdalena de Robles, el año 1572, según el libro de defunciones del convento. Algún otro autor señala que D. Luis Enríquez, comendador de Moraleja, fue el que le donó en 1584.

El "Cristo en la Cruz" está colocado dentro de un sencillo retablo en forma de arcosolio. Consta de dos pilastras, que sostienen un arco de medio punto, a los lados se disponen niños sosteniendo festones. Cintas, cabezas de serafines, conchas y cruces de Santiago, le decoran. Sabemos que D. Cristóbal de Robles era caballero de Santiago. de ahí las veneras y las cruces de la orden. Sobre la cruz se halla el pelícano.

El Crucifijo es de tipo expirado. El "Cristo en la Cruz" tiene apoyada la cabeza en el hombro derecho; el torso está inclinado con movimiento hacia la izquierda y las piernas hacia su derecha ligeramente dobladas; la anatomía muy acentuada; el pie derecho sobre el izquierdo casi cruzado; el paño superfemural es inconfundible del estilo de Juan de Juni: dorada, muy ceñido a la cadera derecha, aparece caído de la izquierda y pasa por detrás de la figura colgando de aquella por la parte posterior del muslo.

La escultura es enérgica, bien característica y con un conjunto similar al "Cristo del Calvario" del remate del retablo de la Santa Iglesia Catedral de Valladolid. La policromía es semejante al "Cristo Yacente" del Museo, semimate, en tonos voláceos, que saben a muerte.

Juan de Juni lo habría labrado hacia 1572, correspondiendo al período de "enfriamiento de tendencias barrocas" de los últimos años de maestro.

Con toda seguridad puede afirmarse que el maestro Juan de Juni fue enterrado en la Iglesia del Convento de dominicas de Santa Catalina de Sena.

La Venerable Cofradía de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, lo alumbró como imagen titular de 1942 hasta el año 1952, aunque debido a su mal estado, se decidió dejar de procesionarlo, encargándosele al imaginero Genaro Lázaro Gumiel una nueva talla inspirada en esta obra maestra de Juan de Juni.